No somos la típica historia de amor

No somos la típica historia del chico atleta y la popular de la escuela.

Tampoco nos conocimos en un bar, ni tropezando en el Centro Comercial, tampoco intercambiamos números telefónicos por internet ni nos quedamos hablando por teléfono hasta el amanecer…

Nuestra historia es distinta.

La encontré un día a la orilla de la playa escribiendo un poema, fue gracioso y curioso porque una hoja de papel voló desde su libreta  y mi instinto de caballero hizo que lo fuera a rescatar.

¿Conoces esa repetida escena de las películas románticas donde los protagonistas se enamoran a primera vista? Pues es real, desde que me regaló su sonrisa como muestra de agradecimiento, supe que era ella la chica con la que quería compartir mis sueños. Al ver su cabello enredado yo quedé flechado desde el primer momento, el aroma de su cuerpo era algo peculiar y sus ojos escondían un secreto que obviamente tenía que averiguar.

El pensamiento de felicidad fue efímero y suplantado por la realidad. Mi vida personal estaba hundida en una situación deprimente, me habría encantado llevarla para siempre pero no tenía nada que ofrecerle, y a una mujer como esa, que vale en oro lo que pesa, ni el Mundo, ni La Luna, ni Júpiter no seria suficiente.

Yo no tenia donde caer muerto pero ella me regaló un universo de posibilidades, abrió mi mente con su optimismo alegre, me ofreció su apoyo incondicional. Estuvo conmigo en los tropiezos y me apoyó en los pequeños triunfos. Yo le decía que no era necesario, pero ella los celebraba como si fueran gigantes y ese gesto también me llenaba. Es de las personas que son magia, que aman con hechos y no con palabras.

 

Reconozco que cada amor es diferente, y el de  ella, es amor en su más bonita definición. Creyó en mi palabra y se quedó conmigo, creía en mis sueños incluso más de lo que yo podía creer en ellos. A veces me impresionaba lo bonita que estaba, cuando se lo decía, se sonrojaba y me devolvía el cumplido con amor en su mirada.

Si algo le pedía a la vida, era que ella nunca se apartara. Mi sonrisa comenzó a ser el reflejo de la suya.

Le puso tanto amor a mi hogar que los días en los que ella viajaba y no podía estar  me sentía ajeno a toda la ciudad.

Sin embargo, en los momentos de soledad me hicieron entender que tenia que trabajar y crecer si no la quería perder. Volví a tener un norte, desempolvé los libros  aquello que tanto me gustaba, volví a tener metas decentes y conseguí un trabajo en el que fuera eficiente.

Una semana antes de ir al trabajo le pregunté cuál era la razón, ¿por qué se había quedado?. Su respuesta me dejó sorprendido:

 

‘Tú sabias que estabas mal, pero yo sabía que donde estabas no era el lugar donde te ibas a quedar, lo veía en tu mirada, solo necesitabas a alguien que te apoyara; yo buscaba compañía no dinero, y tú me diste amor, algo que vale más que todo eso. Ahora estamos juntos y hemos creado lo nuestro”.

 

Yo no sé que hice para merecerla, sin duda me gané la lotería con esta niña que ahora, 5 años después no me ha dejado de querer y yo aquí como un simple mortal admirando a la mujer maravilla, noto que cada día qué pasa la amo y la quiero por siempre en mi vida.

Historia enviada por Sapiosexualsite @Fernandadsousa17

ilustrada por @Anitzuy

Historias ilustradas.

¿Han tenido un amor así? Si tu historia tampoco es la típica historia del chico atleta y la porrista entonces escríbela en los comentarios. 

¡Ya puedes compartir en tus redes sociales! Comparte esta historia con tus amigos. 

 

 

lee también:

Descalzos por Anitzuy

Nos volveremos a ver por Ilustraimar 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenidos

Te invitamos a leer nuestras historias ilustradas, visitar nuestra tienda y añadir productos al carrito, solo por este mes nuestros precios incluyen el envío a tu país totalmente gratis. 

Estás cordialmente invitado a nuestro primer evento artístico en febrero 2018.

 

 

Las compras que realices solo podrán ser pagadas vía PayPal, incluyen envío. Descartar

Pin It on Pinterest

Shares
Share This