La vida cambió el día que me conocí

5 (100%) 1 vote

La vida cambió el día que me conocí

La vida cambió el día que me conocí

En esos momentos en los que te encuentras solo y se te pasan por la mente preguntas que
 te hacen cuestionar si realmente te sientes feliz, pleno y confiado con el presente que vives, solo pueden haber dos respuestas, y cada una de ellas llegan de forma diferente. 


Si cuando aparecen, te sientes calmado y los recuerdos que llegan a tu mente te conectan con pura alegría y plenitud mostrándote que sí lo eres, entonces ¡qué claro que lo eres! Y créeme que me parece genial. Si por el contrario lo piensas mucho, dudas o sientes alguna incomodidad en el corazón o en alguna parte
de tu cuerpo, ¡También me parece genial me alegra! Y además, quiero que sepas que te
felicito por sentirte así, porque sin saber, acabas de dar el primer paso -el más complicado, por cierto- : Reconocer que en tu vida no todo es como creías y esperabas que fuera; lo que notablemente te hace sentir incómodo contigo. De ser así, probablemente, necesitas ayuda, tal como me pasó a mí hace tres años.


Sí, yo también tuve que recurrir a alguien que me ayudara a entender mi vida, mis procesos, mi
estancamiento, mis patrones repetidos, mis huecos… y, aunque muchas veces la tuve, fue obligada.
Mis amigos y hasta mi mamá me decían que debía buscarla, porque algunas cosas en mi vida
no estaban bien… La encontraba, o más bien, me la encontraban, iba tres veces y ya era suficiente
para mí, porque no sentía que ese alguien con quien conversaba realmente entendiera lo que me pasaba.


Transcurría el tiempo, transcurría la vida y muy en el fondo pensaba en que necesitaba volver a asesoría,
porque sabía que no podía sola con todo ese remolino que llevaba por adentro, pero como dicen por ahí, “una cosa es la que dice la razón y otra el corazón”; hasta que bueno, llegó un punto en el que todas las emociones que tuve acumuladas por años, iban saliendo de mí de la peor forma y fue cuando terminé de tocar fondo y reconocí que realmente debía volver a verme con un especialista, pero esta vez desde mi decisión y reconocimiento de la necesidad, por lo que estaba clara en que no quería ir a un psicólogo o psiquiatra, sino con alguien que me atendiera desde un estado más espiritual, porque al reconocer frente al espejo que no me sentía en mi mejor momento y como la mejor versión de mí, también sentía que mi  interior tenía que trabajarlo, no solo la parte mental.

Así que la busqué por mis propios medios, y hallé a una especialista que fue mágica en mi vida. Me
escuchó, fue empática conmigo, me brindó herramientas que antes no había conseguido y lo
mejor, me hizo hacerme mil preguntas con y sin respuestas, que poco a poco fueron dándole
sentido y encaminando a esta nueva persona que hoy soy y que me hace sentir feliz.

Más tranquila, más centrada, con más fuerza y ganas de vivir, entendiendo que la vida es lo que yo construyo y que las emociones que sienta o trate de ocultar, igual están ahí, solo que a veces más dormidas que despiertas, pero que del mismo modo son una parte importante de mi vida. Entendí que el conocerme y recobrar el cariño y amor que alguna vez me tuve, solo dependen de mí y que yo, y solo yo puedo brindármelo.

Fue un proceso largo, en cada sesión salía más revuelta y con más ganas de conocerme, de saber
cómo reaccionaría esta nueva persona en la que me estaba convirtiendo, ante las sensaciones y
pensamientos a los que ahora me enfrentaba. Comencé a asistir a talleres de meditación, practicar
yoga, me conecté con los ángeles por medio del Reiki angélico y a lo largo del tiempo asistí a dos
sesiones de Constelaciones Familiares, que me ayudaron a entender mis raíces, mi pasado, mi
presente y a darme herramientas para manejarme mejor en el futuro.

Antes de todo esto, en la universidad me gradué como Licenciada en Educación, pero en mi etapa
de frustración, comencé a hacer una Maestría en Orientación, de la cual aprendí mucho de lo que
hoy deseo brindarte. Me interesé mucho en el tema de las creencias, y descubrí que muchas de las que tengo -o tuve- las tomé de otras personas cercanas a mí, pero estaban muy lejos de ser mías,
yo solo las copié porque fue lo que inconscientemente me enseñaron y aprendí; más entendí que
si así lo decidía, mis creencias podían cambiar y hacerme crecer, cosa que me encantó porque abrí
mi mente a nuevas experiencias que jamás pensé que me llamarían la atención y me llenarían tanto.

Actualmente, me estoy especializando como Constelador Familiar, pues el practicarla para mi vida,
cambió notablemente la forma de ver a mi familia y obviamente a mí misma, por lo que quise prepararme
para aprender y poder ayudar a otros a comprender su raíz, su familia y cómo sin que lo sepamos
o creamos, la relación que tenemos con ellos afecta tanto nuestra vida. Sé que esta herramienta
te ayudará muchísimo a ti también.

Esto que con amor hoy te cuento, es la clave de sanación que encontré y que hoy quiero brindarte. Por
eso, si te sientes identificado con mi historia, ¡toma acción! nada cura más las heridas que el querer
conseguir tu propio bienestar, porque lo más gratificante de todo el proceso, es saber que estás mejorando, curando y creciendo por ti mismo, y que además, tienes el coraje, valor y decisión de hacer tuyo lo que vengo a mí tanto me sirvió y que quiero ofrecerte desde el amor.

Recuerda que el pasado ya pasó y que todo eso que ha creado heridas en ti, se convertirán en cicatrices que con el paso del tiempo irán borrándose y transformándose en recuerdos que te ayudarán a ser más fuerte en tu presente. Permítete evolucionar y crear tu mejorversión en el hoy.

evolucionar

Así que, si me lo permites, puedo acompañarte en este redescubrimiento que tendrás de tu ser, para que
así encuentres todo lo que por la razón que sea consideras perdido; ayudándote y haciéndote ver que la
mayor parte del proceso en el que entrarás, dependen de ti, haciéndote sentir reconfortado y triunfador.

conocernos

El camino no es fácil, te reencontrarás con esa persona que vive en ti y tal vez quisiste olvidar, pero juntos la traeremos de vuelta y buscaremos la mejor manera para que logren hacer las paces.

¡Confía que juntos podemos!

Con amor,
Corina Álvarez 

 

Para mayor información sobre asesorías:
Instagram: @profecoritweet
Correo electrónico: profecoritweet@gmail.com

 

“>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos publicidad no invasiva y segura para mantener nuestro website, por favor desactiva el adblocker y ayuda a mantenerlo.

Tienes el adblocker activo

Usamos publicidad no invasiva y segura para mantener nuestro website, por favor desactiva el adblocker y ayuda a mantenerlo.