Tu carrito

No hay productos en el carrito.

Consejos para nuevos escritores

10 Consejos para nuevos escritores

10 consejos para nuevos escritores

Comenzar en el mundo de la escritura es un camino sin retorno. Una vez que comenzamos a darle rienda suelta a nuestras palabras no podemos detenerlas, siempre tendremos una historia nueva por contar.

A veces ocurre que tenemos muchas ideas en nuestra mente y a la hora de plasmarla nos enfrentamos a una hoja vacía en la que las palabras se quedan a mitad del camino, pero están allí, sabemos que se encuentran cerca, solo que debemos hacer que fluyan y bailen a través de nuestros dedos y el teclado, como una danza con una banda sonora perfecta.

Muchas veces me he enfrentado a esa hoja en blanco que tanto le tememos y que nos puede ocurrir al comienzo, en la mitad o casi al final del camino, es necesario que esto ocurra, porque es parte del proceso.

Como escritores, nos enfrentamos a varios desafíos mentales y emocionales que se transformarán en palabras que luego llegarán a la mente de otros que se sentirán identificados con el mensaje.

Aquí te dejo 10 consejos para nuevos escritores.

  1. Encuentra un tema que te apasione y escribe de él
  2. Escribe según tus experiencias, y si no tienes algún registro, entonces investiga hasta llegar al fondo de lo que quieres plasmar.
  3. Encuentra metáforas para expresar lo que deseas, muchas veces podemos llegar al lector utilizando palabras o ejemplos simples que le hagan un guiño a la historia y le saquen una sonrisa a quien lo lee.
  4. Escribe para ti, disfruta el proceso, piensa más allá de las palabras, enfócate en el sentimiento o emoción que quieres transmitir.
  5. Lee a otros autores que sean diferentes a ti, esto te ayudará a saber cómo otros autores describen sobre temas que no conoces y te darán un panorama diferente a la hora de escribir sobre temas que sí.
  6. Enamora al lector poco a poco. Con palabras, con un hilo conductor sutil, crea ese enganche que lo haga querer saber más y más sobre el tema.
  7. Comienza con algo contundente, no dejes lo mejor para el final, sino que cada hoja debe tener algo importante que lo haga mantenerse.
  8. Cree en ti, en lo que escribes, en lo que quieres expresar, y no te enfoques en las personas que no son tu objetivo.
  9. Lee todo lo que escribes, lee una y otra vez antes de publicar o compartir, cuida tu ortografía y elimina todo aquello que sobre, a veces menos es más.
  10. Si alguna idea no fluye, da un paseo corto o largo, habla con otras personas sobre lo que te está sucediendo, a veces escuchando a otras personas podemos salir de bloqueos creativos. También nos podrán dar otros puntos de vista y transmitir el mensaje de una forma simple y diferente.
  11. PLUS: Diviértete. Hazlo con pasión, escribe cuando lo necesites, desahógate entre palabras, pierde el miedo a la crítica, escribe para ti, y guarda uno que otro desahogo, a veces no es necesario publicar todo lo que escribimos.

Debemos ser muy responsables con la palabra, pues tiene el poder de cambiar algún punto de vista, y una vez publicado y leído, no hay vuelta atrás. Así que, por un instante tienes el poder de transformar una vida, cambiar una idea y así transformar un universo entero. Todo a partir de la unión de las ideas y las palabras.

Chriss Braund – Autor/Ilustrador.

¿Qué otros consejos le darías a quien lo necesita?

¿Cuál te ha funcionado a ti?

Los tres venenos del alma

Buda explicaba que había tres cosas que envenenaban el Alma y son:

«El Apego»
«El Rechazo»
«La ignorancia»..

«El Apego»
Nos lleva al aferramiento, a creernos dueños de las cosas y de las personas, de los grupos de trabajo, de los amigos, de los hijos, de la pareja, hasta de los lugares por donde andamos.

Así funciona nuestra mente. Así aferrándonos a todo.

El apego genera celos, agresiones a los demás por creer que nos van a quitar lo que “creemos” que es nuestro, porque en realidad, nada nos pertenece, ni siquiera somos dueños de nuestro cuerpo, porque hemos de dejarlo atrás en el momento de la muerte.

El apego es fuente de sufrimiento porque desoímos la 1ra Gran Noble Verdad:
«Todo Es Impermanente».. Y si las cosas son impermanentes ¿Qué sentido tiene que nos aferremos a algo que estamos seguros que se va a ir?
Ejemplo: Un matrimonio que terminó hace tiempo nos hace sufrir por años. Tan solo hay que aceptar que las personas tienen derecho a cambiar de opinión.
Como a nosotros mismos: tal vez antes no nos gustaba algo y ahora si nos gusta, y lo contamos con asombro cuando hablamos con los amigos. Decimos: “A mi antes no me gustaba la pizza, y ahora me encanta”.

Pues sí, la gente cambia en todo, actitudes, gustos, actividades, opiniones y el amor no es para siempre en algunos. Cuando se le sugiere a la persona que deje ir aquello que NUNCA FUE SUYO el sentimiento de bienestar es indescriptible.

El apego es la principal fuente de sufrimiento y seguiremos analizándolo.

«El Rechazo»
Que lleva a la rabia y al odio. Querer que algo no exista, querer apartar algo de nuestra vida es inútil, porque hagas lo que hagas eso que te molesta va a estar ahí.

Tal vez nos moleste ese vecino, pero lejos de entrar en conflicto con esa persona, lo que debemos hacer es averiguar ¿Por qué te causa tanta molestia? ¿Qué cosas estas proyectando en él que son tuyas? Y esas cosas tuyas NO LAS PUEDES ELIMINAR, vas a tener que aprender a convivir con ellas.

El rechazo es la otra fuente de infinito sufrimiento.

«La ignorancia»
Desconocer las leyes universales. Desconocer que si haces daño, ese daño que haces de alguna manera va a volver a ti mismo.

Ignorar la ley del karma, ignorar los tres venenos del alma, y en general no conocer las enseñanzas, constituyen un veneno muy poderoso.

Mucha gente piensa: ..“Como aquel sujeto me cae mal, le voy a hacer daño”, en realidad está firmando su propia sentencia. Ese daño que hace lo va a recibir indefectiblemente.

» Lo Mejor Siempre Es Mantenerse Ecuánime Y Ofrecer Buenas Acciones A Los Demás»..

Armonicemos nuestra esencia.

Herramientas para comenzar a ilustrar

¿Qué uso para ilustrar y crear libros?

Cuando comencé el mundo de la ilustración tuve mucho miedo porque no sabía si me iba a ir bien o no, en ese momento estaba trabajando como productor en una radio y no generaba muchos ingresos, porque dependía de los anunciantes y la paga en su mayor parte era a través de intercambio publicitario, es decir, si mi cliente era un restaurante, el pago era poder comer “gratis” en el establecimiento.

Al principio te va a costar un poco, es normal, yo comencé con una computadora prestada (en serio) no tenía ni un solo equipo, solo sabía usar el papel y el lápiz y al ver en instagram la gran cantidad de artistas que hacían maravillas en digital sabía que era adonde quería apuntar. Pero no sabía cómo.

Ok, comencé con la computadora prestada, una era la de mi mamá y otra era la de una amiga, y así pude completar mi primer trabajo digitalizado. En la computadora tenía instalado Photoshop e hice todo el arte con mouse, realmente no fue nada profesional, era el comienzo de todo, en total fueron 6 ilustraciones si mal no recuerdo, las hice primero a lápiz y luego les tomé una foto y las digitalicé.

Con ese primer pago, pensé que sería hora de comprar una computadora, pero para ese entonces, mi mamá trabajaba fuera de casa y la computadora no la usaba casi, era una Acer, que recomiendo mucho. Así que, me dijo que me la prestaba hasta que pudiera comprarme una.

Poco a poco comencé a exponer mi trabajo en instagram, haciendo ilustraciones para otras personas, en su mayoría gratis porque estaba buscando exposición, y también estaba aprendiendo. Ahorita veo una de esas ilustraciones y veo el gran avance desde entonces. Así que, no te preocupes si al principio no te sale como deseas, ¡practica!

Mis primeros trabajos fueron hacer retratos con mi estilo de dibujo, la mayoría en blanco y negro, comencé a decirles a mis “clientes” que me pagaran por “gif card” de Amazon, y digo “clientes” porque en realidad quienes me compraban eran mis propios amigos y eso lo agradezco.

Luego de eso, tuve una cantidad de dinero que me hacían pensar en comprarme una laptop propia… pero no me alcanzaba, una laptop nueva cuesta mucho dinero cuando no tienes ingresos suficientes, y vi una tableta de dibujo Huion, que, vi por YouTube era la que usaban mis grandes ídolos de la ilustración, entonces quería una.

Creo que lo pensé por varias semanas, y era para lo único que me alcanzaba, para este entonces ya había renunciado a la radio y no tenía más ingresos donde buscar. Así que mi pensamiento fue el siguiente:

Si compro la tableta, podré mejorar mi técnica y entonces podré conseguir más clientes y podré obtener más dinero para mi laptop.

Y así fue… compré mi tableta huion, la más sencilla posible, y aprendí que lo que importa es el uso que le das, no importa que algo sea de última generación.

A los tres meses pude reunir el dinero para comprar mi primera laptop, y pedí una MacBook usada, que recomiendo con los ojos cerrados porque fue la mejor inversión de mi vida, y me di cuenta que, los equipos usados tienen mucho potencial aún, porque la mayoría de las veces las personas las vendes no porque estén dañadas o tengan defectos, sino porque desean una más avanzada.

Le devolví la computadora a mi mamá inmensamente agradecido por el gesto y ahora estaría usando mi laptop con mi tableta.

No sé en qué momento sucedió pero, poco tiempo después tuve el dinero para comprarme una tableta Wacom que deseaba con todas mis fuerzas, así que, puse en venta mi huion y ahora trabajaría con mi Wacom que aún conservo.

Wacom a nivel de tabletas dicen que son las mejores del mercado, tienen productos de alta calidad y acorde a lo que necesitas. Con ella hice mil cosas.

Tiempo después, me quedé tranquilo y me llegaron muchos libros por ilustrar, entonces, comencé a ver las maravillas que hacían los artistas con el ipadPro y el Apple Pencil, así que, esta decisión fue muy dificil… pero fue la mejor del mundo…

Pedí mi tableta iPad Pro, con el Apple Pencil, y comencé a ver lo fácil, practico y sencillo que era, es un cambio de 180 grados, que vale la pena, ojo, no he dejado de usar la laptop ni la tableta, solo que ahora las uso menos, y para cosas netamente que me necesiten en el escritorio.

Con el ipadPro puedo ahora dibujar desde cualquier lugar, en el mueble, en el balcón, en un parque o tomándome un café en una panadería. Es genial.

Estoy escribiendo todo esto y veo lo bonito de los inicios, al principio no lo vemos, pero cuando contamos la historia y miramos atrás nos damos cuenta de que con constancia y dedicación se logran grandes cosas.

Si tu sueño es ser diseñador o ilustrador, comienza con lo que tengas, no te detengas, alguien siempre te va a ver, a alguien le va a gustar lo qué haces, siempre encontrarás una ayuda, solo no te dejes vencer, si nadie te contrata, entonces comienza a hacer tus propios proyectos, siéntelos y hazlos de corazón.

Cree en ti, en tus sueños y en todo eso que quieres alcanzar.

Si tienes alguna pregunta o duda con respecto a mis equipos, escríbeme en los comentarios. Gracias por leer hasta acá, hoy me extendí.

Mi primer libro se encuentra disponible aquí

Primera secuencia: “Donde todo terminó” —Andreina Perez A.

“Empezaré por donde todo terminó, porque así comienza nuestra historia, por el final.”

Íbamos en el coche, en una carretera cubierta de neblina, de casualidad si podíamos ver a la via. Nacho manejaba despacio mientras yo iba en el asiento del copiloto abobada, mirándolo fijamente, no podía dejar de verlo. Lo confieso, estaba enamorada de él, de lo prohibido… más adelante entenderán porqué.

Era la primera vez que estábamos solos, nuestro amor era de esos donde no hacían falta los besos, no hacía falta tocarnos para amarnos; bastaba con mirarnos, y para llegar a un orgasmo, tan solo tenía que tomarme de la mano. No podíamos estar juntos y lo sabíamos, yo siempre mantuve lo que me gusta llamar “integridad” de nunca enamorarme de hombres ajenos, en este caso, fue distinto, le fallé a mis valores, y perdí mi integridad enamorándome de él.
—¿Qué hacía?—me pregunté mil veces, y lo callé, siempre respeté su compromiso, nunca dije nada, ni siquiera lo sufrí. Pero un pasado desconocido me ataba a él… todo se escondía en un silencio irónico entre mensajes y palabras, él no aguantó y un día me lo confesó, sentíamos lo mismo, pero siempre conscientes de que el silencio era lo único que podría mantenernos unidos.

Yo no quería que él rompiera con su chica, y tampoco quería ser el tipo de mujer a las que llaman “rompe hogares”. Perdí la cabeza, hablábamos todos los días y en un punto se convirtieron en pláticas de amor. Me sentía mal, pero al mismo tiempo me preguntaba ¿Cómo puede estar mal, algo que se siente tan bien?— Las dualidades e ironías de la vida.

En fin, les resumí un poco lo que somos, o lo que nunca fuimos. Nuestro primer y último minuto juntos, porque así es la vida, un segundo, y en nuestro primer encuentro de miradas fijas (Lo sé, que pésimo momento, él manejaba y aún así no parábamos de mirarnos)

—Cuando te veo, siento que te he amado an….— me dijo Nacho, mientras tomaba mi mano y fue ahí cuando nuestra historia, esa que nunca comenzó, terminó, con una luz blanca y un sonido que nos quitó la vida.

“El no pudo casarse con el amor de su vida, y yo no pude conocer al mío, por muy enamorada que estaba de Nacho, la imposibilidad me explicaba, que él no sería el amor de mi vida, solo ese amor que después de tantas decepciones, me devolvió las ganas de amar, y de creer en los “ahoras’ que mañana se convierten en un breve e ilógico ‘para siempre’.”

De pronto desperté, en un hospital vacío, me paré de la cama para buscar una enfermera, el ambiente tenía un color extraño, no lo puedo describir. El hospital estaba en buen estado, pero vacío. A lo lejos vi una sombra y me acerqué lo más rápido que pude con mi equipo intravenoso, y para mi sorpresa era Nacho.

—¿Dónde estamos?— Pregunté, confundida pero feliz de verlo.
—No lo sé, pero sé que no pertenecemos aquí.— Respondió. – Ven, sígueme.
—¿A dónde vamos? — le pregunté.
—A buscar la vida, a amarnos, necesito amarte en vida, me cansé de amarte solo en mis sueños, aunque algo me dice que esto no es un sueño.— me respondió, por primera vez seguro de un posible ‘nosotros’.

Un sonido lineal nublaba mi mente, y la imagen de Nacho se desvanecía ante mis ojos.

Ya nada tenía sentido, hasta que de pronto…… 

Desperté y mi cuerpo no era mi cuerpo, desperté en un cuerpo de 15 años, y me llamo Alicia, según una mujer a la que automáticamente llamé “madre”, quien me despertó para ir al colegio.    

Mi nombre real es Maia,  la que te cuenta ésta historia, esperando que un día, otra vida, me presente de nuevo contigo.

Visita más secuencias Aquí