MISILES, no es un poemario más, no es un libro que leerás sin salir ileso, definitivamente no. He descubierto que en la tristeza hay mucha belleza y que no todos saben apreciarla; aprendí a darle acogida en el lado izquierdo de mi pecho porque sé que me dará la lección necesaria a su debido tiempo. Seré sincera, MISILES es un libro para llorar, para sacar afuera todo el dolor que deja un amor no correspondido, es una oportunidad para mirar de frente a tus heridas y darles amor, mucho amor propio. Estas son las crónicas de un Amor Roto que traen consigo un peso demasiado grande, y no sólo me refiero a rupturas amorosas, aquí hay poesía tejida con la triste historia de nuestra humanidad, ¿te animas a leerlo?

TERRORISMO EMOCIONAL

Hubo un atentado y tengo miedo
estoy aterrada
agazapada en un rincón de la casa
abrazando mis piernas
hiperventilando.

Miro hacia todos lados
esperando la próxima bomba
que acabará con mi corazón 
de una vez por todas.

Hubo un atentado y mis latidos lo saben
se oyen tan fuerte que me aturden
y siento que el pecho se me abrirá al medio.

Sé que ya lo dije
pero «tengo miedo».

Abro los ojos
y ahí estás tú, otra vez
la persona que tanto amo
jugando conmigo…
¡maldito asesino!

Al parecer, tú tampoco te das cuenta
porque lo que ves derrumbarse
es solo tuyo cariño,
todo lo bueno que había en mí -para ti- se rompe

en mil pedazos frente

a tus ojos,

y tú sigues ahí,

mudo

Las veces que te dije «te extraño»
caen como misiles a mi lado
destruyendo todo a su paso
así, como bien supo hacerlo
tu indiferencia

Ya no tengo fuerzas
para sostener lo insostenible
necesito irme de aquí,
ver cómo me rompo del todo
para darme cuenta de que no merezco
un infierno sin placer ni amor,
porque solo eres gloria cuando eres dios
y me das tus ofrendas
sin tener que pedírtelas.

Hubo un atentado aquí dentro

Hay fuego, mucho fuego
(arde Siria, Palestina y mi inocencia)

Hay escombro, mucho escombro
(de un 11 de setiembre y de mis sentimientos)

Hay heridos, miles de heridos
(en los trenes de Madrid y en todo mi cuerpo)

hay llanto en un mundo y medio
y

no
te
mereces
ni
la
cuarta 
parte
de
esta puta tristeza,
pero aun así apuntas hacía mí
acribillas mi existencia
y arrasas con todo lo que hay a tu paso,
me vuelvo polvo.

Quizá sea por eso que me abraza la pena
quizá por eso me ahogo con mis palabras
quizá por eso lluevo de vez en cuando
para no ahogarme y morir de sed.

Tú me convertiste en un pueblo fantasma
lleno de recuerdos tristes
con cicatrices y grietas
donde una vez hubo luz, vida… risas.

Ahora todo es un constante salto al vacío
desde que tu voz se rompió frente a mi pecho
y ya no encontré cuerda de donde sostenerme
para evitar caer una y otra vez
en el mismo error…

tus ojos.

Nunca entendí tu forma de quererme
tu voz le profesaba el cielo a mi oídos
pero tus puños atentaban contra mis costillas,
me dejabas sin aire
me matabas poco a poco.

Hubo un atentado aquí dentro
tú tomaste mi alma para alimentar tu ego
y yo me convertí en refugiada de la poesía
intentando darle un final a esta interminable historia
que solo tiene un culpable:

“yo” por darte las balas para acabar conmigo.

misiles-cronicas-de-un-amor-roto-libro
La autora, Jessica Gonzalez

Consíguelo en Amazon en formato físico aquí

Síguela en sus redes @Jessicagonzalezversosrotos

Categorías: Blog

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.