Si no has leído la primera parte aún ingresa aquí

Mensaje de Scott…

«Yo no quiero colocarle nombre a lo nuestro, solo quiero que nos sigamos viendo, tengamos encuentros pero ya, no quiero que sigamos juntos.»

Su mensaje borra mi sonrisa por completo y caigo en la cama devastada con ganas de llorar y también con ganas de golpearlo a él, y a mí, por ilusa. Era algo que se veía venir, pero en el fondo tenía la esperanza que su respuesta fuese otra, me voy a permitir llorar y desahogarme en lo que queda de noche, mañana pensaré mejor las cosas —aunque no hay mucho qué pensar—.

Me levanto a las ocho de la mañana y me encuentro con mi mamá en la cocina, ya se encuentra mucho mejor de su caída, tomo un plato y la acompaño en el comedor, la miro fijo y le pregunto:

—Ma… ¿que es la vida? y ¿por qué a veces es tan injusta?

Mi madre me ve mientras toma un sandwich, me observa y me responde de forma muy sabia
—Hija… ¿A qué se debe tu pregunta tan extraña? Bueno, qué te puedo decir… la vida es… bella, y sí, a veces es injusta, ¿Pero, quienes somos nosotros para juzgar si algo es justo o no? por ejemplo, yo no merecía caer por las escaleras, pero eso me hizo reflexionar que bueno, a desde hace un tiempo la escalera pedía una remodelación y yo no quise hacerlo, a veces uno aprende por las malas que se debe reparar las cosas que no están resueltas, eso forma parte de nuestra evolución.

Inmediatamente cambia su mirada, y tomando un sorbo de café me lanza una sonrisa.
—¿Pasó algo?— me pregunta.
Mis ojos casi me delatan, pero al verla hablando tan bonito lo único que pude decirle fue
—Sí ma, todo bien, solo que hoy, no sé, amanecí nostálgica. No me pares. Te quiero.

Recojo los platos y los comienzo a lavar. Me despido de mi madre con un beso en la frente y salgo a la Universidad.

De camino, pienso que no quisiera ver a Scott, espero no encontrármelo, pero ¡vaya sorpresa! cómo funciona la ley de la atracción, Scott se encuentra justamente en la puerta de la universidad. Lo veo e intento ignorarlo. Tomo mi teléfono fingiendo que estoy en algo importante y paso de largo.

¡Vaya! tal parece que mi estrategia no funcionó, Scott me toma por el brazo y me pregunta por qué no respondí su mensaje, yo evado su pregunta con una cara de «no sé de lo que me estás hablando»

Mientras lo veo, pienso: ¿cómo puedo seguir enamorada de este cretino? y cómo aún sabiendo que esto me hará daño, no puedo evitar no estar con él. ¿Qué es lo peor que puede pasar? Ya el corazón lo tengo roto, si quiere jugar a estar sin etiquetas, pues, está bien, juguemos a este juego.

Me da un abrazo el cual no respondo, y lo alejo diciéndole que estamos en público y la gente nos puede ver. Finjo una sonrisa y me despido de él con la excusa que me voy, dejándolo de pie en la entrada.

—Chao Scott, tengo cosas más importantes el día de hoy.

No pasan ni 5 minutos cuando ya tengo un mensaje de él.

Mensaje de Scott:

¿Nos podemos ver Esta noche?

Leo el mensaje y espero unos segundo antes de responder.

Mensaje de Amanda a Scott:

¡Me encantaría! pero ya hice planes. Nos vemos después.

—Si llegar a la casa y escuchar las canciones de Amy Winehouse y comer cotufas mientras hago mis tareas cuenta como «planes» entonces sí, tengo un gran plan para esta noche. Pero me gustaría saber qué pensará si cree que saldré con alguien más—.

Mensaje de Scott:

¿Planes? pero como así? Acabamos de terminar y ya vas a salir con alguien más?

Mensaje que ignoro por completo, y con una sonrisa tipo Maléfica pienso cómo mi plan resultó, me siento la villana de Blancanieves y Scott se comió la manzana envenenada. Espero que piense lo peor. Si él quería jugar, no sabe que yo soy buena jugadora.

Al salir de clases, quedo con varios de mis compañeros para hacer un trabajo juntos y uno de ellos se ofrece llevarme en su auto.

Mensaje recibido de Scott:

Ya vi cuales eran tus «planes» para esta noche, seguramente ya estabas saliendo con esa persona con la que te acabas de ir mucho antes de que terminara nuestra relación. Espero que lo disfrutes. Pensé que en un futuro próximo nuestra relación podría volver a ser como antes. Pero ya veo que no. Adiós.

Al leer su mensaje no sé qué pensar, supongo que me vio subiendo al auto de mi compañero y se imaginó una película. Me echo a reír aunque en el fondo me da un poco de pena. Enciendo la radio de el auto de mi amigo y en la emisora está sonando algo de Michael Jackson, canción que subo inmediatamente el volumen y salimos a toda velocidad cantando y gritando.

Dos días después…

No he visto a Scott en la Universidad, en varios días, y no me ha escrito más mensajes.
¿Estará bien?

Una semana después

Esta semana ha sido intensa, exámenes, talleres, visitas a diferentes museos, he estado tan ocupada en mí y en mis cosas que me da poco tiempo para pensar en Scott. Comencé a visitar un ancianato cerca de la universidad, por la labor social, al principio no me gustaba mucho, pero, le he tomado mucho cariño a las personas mayores que se encuentran internas. Son muy amables y con el corazón muy noble, esta actividad ha sido muy placentera para mí.
A veces me pongo a pensar:

¿Cómo seré cuando sea viejita?

Un mes después…

He visto a Scott un par de veces desde lejos los jardines de la universidad, a veces hemos cruzado miradas, pero ya no siento lo mismo por él, ex extraño cómo alguien un día es todo para ti y al día siguiente sientes algo totalmente diferente.

Estar en soledad me ha ayudado a conocerme mucho como persona, jamás había estado soltera por tanto tiempo. Podría decir que estoy en una relación, conmigo y me encanta. Me gusta vestirme para mí, usar el perfume para mí, cantar las canciones para mí. Si esto es ser egoísta me declaro adicta al egoísmo.

Pasaron varias semanas más y desde hace un tiempo ya no veo a Scott, algunas veces veo nuestras viejas conversaciones de whatsapp, y otras veces he sentido las ganas de borrar su chat, no estoy preparada aún para borrarlo pero sé que si si llega a pasar, no me voy a sentir mal.
Cada día me siento más fuerte y no volveré a permitir que nadie más me trate como él lo hacía.

Una de esas tardes de camino al ancianato, veo alguien que viene en dirección contraria, me llama mucho la atención pues parecía conocido. Y sí qué lo era. Scott viene justo frente a mí. Mi reacción fue de cariño y sorpresa, lo abracé y me abrazó con ganas, como cuando abrazas a alguien a quien tenías mucho tiempo sin ver y ambos se extrañaban. Pero esta vez no sentí mariposas en el estómago, ni nervios, y puedo decir que hasta lo estoy viendo con otros ojos. Comenzamos a charlar de pie y me pregunta adónde voy, y le comento que iba de camino a el lugar de mis pasantías. Me dice que estaba caminando sin rumbo fijo y me pregunta si puede acompañarme hasta allá, lo cual le digo que sí.

Casi al llegar a el lugar, nos sentamos en unas de las bancas del ancianato. El jardín era hermoso, la grama estaba recién cortada y en los grandes arbustos se podían ver algunas flores.

Scott: Amanda he tomado la fuerza para hablar contigo, pero ha sido en vano, no he tenido el coraje para decirte que te extraño… Estos meses he notado que no quiero encuentros con nadie más, te extraño como novia y también como amiga, me gustaría que retomemos nuestra relación. Y podamos recuperar el tiempo perdido, y sé que me equivoqué y te pido disculpas, pero te necesito, en serio.

Lo tomo de las manos, y o observo con cariño, escuchándolo detenidamente. Luego de terminar de hablar, le respondo

—Mira, Scott, este tiempo a solas me he conocido mucho a mí misma, y aprendí que estaba muy obsesionada por ti, la pasé realmente mal cuando decidiste terminar conmigo, porque en mi cabeza todo estaba bien, pero entiendo que tú hayas querido salir con otras personas, eso lo puedo entender, y te agradezco que me lo hayas dicho en ese momento, porque si te hubiese descubierto saliendo con otra, creo que hoy no estaríamos hablando como personas civilizadas. Entiendo cómo te sientes, yo también pasé por eso, y lo pasé por ti, pero ha sido un gran aprendizaje todo, y te agradezco de todo corazón tu sinceridad.

Actualmente estoy enfocada en mis estudios y por primera vez no he querido salir con nadie, he reflexionado mucho sobre todo lo que ocurrió y creo que es momento de superar todo, ya conocerás a alguien y te volverás a enamorar, yo tal vez me enamore también, pero las personas que fuimos hace un año, hoy ya no son las mismas, crecemos, evolucionamos y nuestros sentimientos se van transformando. Gracias por este aprendizaje Scott, desde el fondo de mi corazón puedo decir que amé a alguien y se sintió bonito. Amé a alguien y ese alguien me correspondió, ¿viste lo mágico que fue? fue hermoso, y no me arrepiento de nada.

Scott: ¿Entonces ya no volveremos?

—En estos momentos no sé que pasará, pero, por ahora no, tal vez dentro de un tiempo nos volvamos a encontrar de casualidad, así como hoy, tal vez nuestra relación evolucione y quien sabe, tal vez salgamos y nos conozcamos un poco más. Pero por ahora no. Quiero que vivas, que salgas, que disfrutes tu vida como tú quieres que sea, equivócate mucho, tienes un montón de tiempo para hacerlo, pero esta vez no será conmigo. Ya tú y yo aprendimos lo que debimos aprender. Y te aprecio con mi alma.

Scott escucha mis palabras y hasta yo misma estoy sorprendida por todo lo que le he dicho, creo que me he vuelto un poco madura con toda esta situación, lloramos un poco, nos abrazamos otro poco, tuvimos una tarde hermosa, lo vi hablar con las personas mayores, vi una cara de él que muy pocos han visto. Lloró, sonrió, vivió. Que bonito fue ese día, aún lo conservo en mi memoria.

Al llegar esa noche a casa, comienzo a hablar con mi mamá.

—¿Sabes qué mamá? Tienes razón, la vida es bella, y apenas lo estoy notando.
Ella sonríe y me dice
—Así es hija, aprovecha que te has dado cuenta y disfruta. Te amo.

Subo a mi cuarto recordando todo lo ocurrido el día de hoy, me tumbo en la cama y observo las estrellas de plástico que alumbran mi techo. Sonrío y se me sale una lágrima. De pronto escucho que suena mi teléfono, es una llamada de Scott:

—Amanda, y tú y yo… ¿qué somos?»

Me echo a reír y le respondo en voz baja, casi susurrándole…

Por ahora somos solo amigos.

Fin

Escrito por Yorgelis Linares
Ilustrado por ChrissBraund

Si no has leído la primera parte: Ingresa aquí

Espero tu comentario.
¿Qué te pareció el desenlace de esta historia?
¿Has pasado por algo parecido?
¿Cuál fue tu experiencia?
Comparte, comenta y disfruta la lectura.
Gracias por leer hasta el final.

Si tienes una historia y deseas que trabajemos juntos en ella, puedes ingresar aquí y enviarme tu material




Categorías: Blog

10 commentarios

Anónimo · 06/05/2019 a las 3:34 AM

Vaya! Me has dejado pensando, muchas veces pasan cosas así y no sabemos que hacer.

El desenlace me ha gustado, constantemente dejas mensajes con los escrito que busca mostrarnos cuan capaces podemos ser de aprender y crecer.

Gracias

    ChrissBraund · 06/05/2019 a las 3:51 PM

    Holaaaaa!!! Mil gracias por tu comentario!!!! Te mando la mayor de las vibras!!!! Un beso inmeso!

Dianelba García · 08/05/2019 a las 4:13 AM

El desenlace me pareció bastante maduro, solemos aferrarnos demasiado a las personas, y si pase por algo muy parecido aveces quieres tanto a una persona que aunque su relación en cierto momento no está diagamos que “del todo clara” estar ahí y tenerlos cerca porque creemos que las cosas pueden volver a ser como fueron en el pasado, y solo nos queda pensar que lo más importante es encontrarnos a nosotros mismos y dejar de buscar la felicidad en otro lugar, las cosas que lleguen cuando tengan que llegar.

    ChrissBraund · 09/05/2019 a las 4:39 AM

    gracias por tu apreciado comentario!!! Mil gracias por tu punto de vista!!!

Anónimo · 08/05/2019 a las 9:06 PM

wow la verdad es una excelente historia que nos muchos han pasado y aun no saben como superar esa situación y sin embargo en ella podemos ver que por mas doloroso que sea ese proceso ser de provecho para nuestra vida

    ChrissBraund · 09/05/2019 a las 4:40 AM

    Sí, Amanda refleja que pudo superar su situación y supo continuar adelante.
    Mil gracias por tu aporte.

im.leslie.ortiz · 09/05/2019 a las 1:29 PM

Hoy por primera vez leí la historia; primera y segunda parte. Me encantó. Muy buen trabajo. Espero tengan en mente una 3ra parte, quizás ya habiendo pasado un tiempo más. Éxito!

Anónimo · 16/05/2019 a las 3:27 AM

Pasé por algo similar pero mi desenlace fue diferente…..Creo que la vida siempre nos pone personas en el camino que nos enseñan de muchas formas, la cosa es aprender a identificar lo que debemos aprender e el momento.
Es bueno, siempre, agradecer por todo aquello que vivimos, que ma mayoría de las veces no comprendemos en el instante pero nos muestra siempre algo.

K Manzana · 16/05/2019 a las 12:02 PM

Me pasó algo muy parecido y terminé queriéndolo bonito… Me alejé porque era igual de patán que el tal Scott, pero no sufrí al hacerlo… De verdad lo sigo amando así.

May · 26/05/2019 a las 12:47 AM

Me encantó la historia, creo cada situación que nos sucede nos lleva a un aprendizaje que tal vez en ese instante no lo veamos, pero conforme pasa el tiempo, sobre la marcha lo aprenderemos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.